<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d18743516\x26blogName\x3dPolar+Dreams\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://polardream.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://polardream.blogspot.com/\x26vt\x3d-5150981574745243172', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Polar Dreams

Espacio de poesía y prosa.

Monday, December 31, 2007

Sueño

Uno se despierta, y cree volver a una vida, que por unas horas permaneció pendida de un fino hilo, catalépticos nosotros de estados despiertos, como solemos decir. Un poco de luz en los ojos. Molesta. Nos incita a la actividad de las ideas y del cuerpo, éste en un principio demasiado relegado aún a su papel de cavidad mortuoria, inmóvil, pesada y llena de torpezas. Cada vez más luz, menos torpeza, más nitidez, menos ingravidez...más conciencia inmediata. Y muriendo nuestro sueño, nacemos vivos para soñar de otra manera, callendo de nuevo al final del día en un nuevo estado de nueva muerte, o de nueva vida, para soñar de otra forma, como vivos jugando a muertos, muertos resucitando vivos. Tal vez nazcamos y muramos cada día, produciéndonos ese efecto de paso del tiempo, paso implacable e inminente que nos arrastra a nuevas muertes y nuevos nacimientos. Quizás nuestro sueño sea el tic tac de un reloj que establece el tempo y orden de las percepciones de cada individuo , de cada sociedad, de cada cultura. El sueño como comienzo y fin de todo proyecto. Soñemos pues para vivir...

Tuesday, December 25, 2007

Vacuidad

Dejadme sólo, ahora, sólo un suspiro. Un respiro, un soplo, una impresión, un latir. Un poco más, dejadme sólo un poco más. Me desgarro, ahora,dejadme , no puedo pensar,no puedo sentir, sólo frío,lágrimas de hielo, escalofrío. Un poco niño, de mirada perdida,de infinito llanto por pérdidas en laberintos de pasión brutal. Soy un poco niño, en frías madrugadas,madrugadas de llantos mocosos, respiraciones entrecortadas de amores idos, y de aún por venir. Me desgarro por descosidos de sentires,que ya mañana no serán,que sólo ahora viven. Ellos seran yo,yo seré un poco ellos. Muero de roturas vivas en presentes,de olvidos naufragados en memorias ausentes,de que mañana habrá este hoy,pero con vestiduras de nuevo carnaval. Lloro por el origen dependiente de almas,de amores interesados que crean humanidad o locura, de borrosas líneas en aceras que pretenden bordes,de bordes que sólo existen para viandantes de frenesí. Y entre aceras y llantos, alguna salpicadura. Entre fragancias de ego, muriéndonos de atenciones,atenciones que el ojo busca en ásperas manos simulando bellas formas de Amor. Amores de ásperas manos...

Monday, December 10, 2007

Amor

Respiro la calle mojada
evaporando sus aguas de gentío,
estoy seguro que son llamadas,
llamadas de un amor mío.

Camino la calle mojada
sincerando mi extravío,
es la senda una daga,
daga de un atavío.

Murmura la calle mojada
insistiendo en desvaríos,
que son perdiciones claras,
perdiciones con desvíos.

Confiesa la calle mojada
con sus portes de doncella,
que de blanco es su fachada,
no su alma de princesa.

Secándose la calle Amor
con su mojado fulgor,
realiza el ritual del Adiós,
adiós de un esplendor.

Adiós al agua de callejuelas
que renace en la galería,
ahora sólo queda la huella,
huella de una despedida.

Y me pregunta la rúa
por futuras despedidas,
queriendo ser ternura,
ternura esta calle fría.

***



Thievery Corporation - Heavens Gonna Burn Your Eyes

Sunday, December 09, 2007

Espejismos

Y nos creemos algo, creyendo que nos pintamos y somos el cuadro. Nos habla nuestra vocecita de la conciencia eternamente, siempre sopesando pensamientos exitosos con fracasos y debilidades. Nos extraviamos en lodos de palabras, de sentimientos confundidos por un lenguaje que apenas conocemos, como dando palos de ciego por un camino que creemos es el nuestro. A menudo nos perdemos en otros, y tenemos flashes del camino, pero sólo son flashes. Nos engaña el forcejeo de la razón y la pasión, de lo sentido y lo permitido, en definitiva, nuestras creencias sobre nuestra conducta que creemos correcta nos extravía y pierde. Nos permitimos y nos prohibimos continuamente. Y nos hablamos y nos obligamos, nos forzamos y otras veces lo sentido y actuado viene a nosotros, como consecuencias de pautas que identificamos como propias, etiquetas de personalidad que acicalamos o rehusamos. Y unos luchan tenazmente con el imaginario del Sentir y el Pensar, y entonces se crean artistas, que mueren ahogados en su lucha, dejando un remanso de paz después de la tempestad. Otros se los lleva el viento, y son aire. Pero sin duda, todos morimos frente al espejo.



Mirando al vacío

Decidme, ¿cómo somos esclavos de nuestra inconsistente levedad?, ¿cómo pretendeis elevaros por encima de vuestra finitud, de vuestros horizontes grises y lunas tristes?. Decidme cómo conseguís, aún a pesar de habitar en el infinito de las estrellas, encontrar anclas y alas en sueños, que no son mas que polvo de nebulosas antiguas, más antiguas de lo que se puede imaginar. Decidme si sabeis, por qué de el optimismo de muchos y el ocaso de otros, de los extravíos en un espacio aun desconocido del sueño y el universo. Decidme qué suspiros brillan más fuertes, cuáles mueren. Decidme si sólo importa para uno lo pequeño, nada de subir grandes rascacielos. Decidme si nuestros sueños alados pueden importar al Sol, a la Luna. Decidme algo que me expanda más allá de lo conocido, y que le importe al Sol. Decidme ...

...
...
...
...
...
Sólo oigo silencio.

The Piano

Friday, December 07, 2007

Corazón tejido.


Como pez en el río , dando saltos a contracorriente,
llegan de entre tantos sólo pocos, pocos pececitos.
Llegan pocos, siendo mucho,
a veces ninguno, y entonces morimos.

De entre todos, alguno sombrío,
y son esas rayas las de mi pez preferido.
Sólo el mirar al desconocido susurra secretos,
extendiendo amores de imaginados deseos.

Corazón de redes, que atrapan olores,
olores que son cebos, cebos de amores.
Ellos me cantan sentidas canciones,
que formulan infinitas cuestiones.

Si no fuera por ellos,
caería en desolados desiertos,
de aguas podridas,
de miradas perdidas.

Y no con ellos besaría la vida,
sino fuera porque mueren tejiendo sus redes.
Y me tejen y tejen escasos peces,
que atrapados en sus redes algunos mueren.

Y es que no habría redes sin peces.

***


Tuesday, December 04, 2007

La muerte de las estrellas

Hubo una vez que las estrellas fueron mágicas.
Permanecían eternas, inmutables, bellas y brillantes.
Bajo nuestros ojos de artificios, proferían luminosas sonrisas.

Pero pronto dejaron de sonreír,
porque los ojos fascinados dejaron de existir.
Y como nadie miraba para allí,
así las estrellas hubieron de morir.

***



Recuerdos

Me recuerdo recordando,
y olvidando olvidos.
Olvidando recuerdos
de momentos vividos.

Y sin recordar momentos,
¿cómo saber si he vivido?
Tal vez viví el recuerdo,
tal vez el olvido.

***


Friday, November 23, 2007

Romance

Sobre el devenir, sobre el devenir hablaron muchos,algunos más acertadamente que otros. Nacer y morir, no hay cosa más extraña que exista. Sin una no existe la otra, como un apasionado romance. Y nosotros, nosotros vivimos entre él, nos alegramos unos más que otros de él. Ay si yo fuera la muerte!, me vestiría de blanco y sería nacimiento, pero entonces el Nacer, deseoso de romance, acabaría muriendo. Y si fuera Nacer , nacería muerto, para estar más cerca del romance de la vida que nos confiere lamentos. Lamentos que son palpitares de pasión, pasión de amores muertos, de vivas muertas. Y entre toda esta pasión cabe todo, nuevas vidas y nuevas muertes. A veces pienso que el más apasionado es quien no teme renacer, y que tampoco rehuye el morir, porque estando cerca de ambos, sabe que su romance está más vivo que nunca.
Entre tanto llanto y tanta sonrisa, a veces estamos más cerca de nacer, y otras más cerca de morir. Siempre nos identificamos en un romance con una de las partes más que con la otra, o al menos tendemos a ver una de las partes más razonable que la otra, como confiriéndonos protagonismo en la propia historia. Luego la realidad nos habla con otra dulzura, más cercana a lo agrio que a lo delicioso. Lo sentido nos habla con otras palabras más persuasivas.
Quizá el nacer y el morir no sean más que un apasionado romance al que nadie deja indiferente, un amor eterno en donde entre dos pechos inseparables, nació su pródiga hija la Vida, que sólo entiende de romances de vida y muerte.